¿Era Bécquer un triste solitario?

Gustavo Adolfo Bécquer tuvo una vida corta pero muy ajetreada. A pesar de su orfandad temprana, de años de precariedad económica, de un fracaso matrimonial, y de una insistente enfermedad, no se puede afirmar con rotundidad que nuestro poeta estuviera solo o fuera un triste. Distinto es que su poesía sea melancolía, pero también es música, a veces anhelo y a veces gozo. No, de Bécquer no se puede decir que fuera un personaje plano o aburrido. Mucho menos aún podemos pensar que era un solitario, sobre todo teniendo en cuenta que cuando vino al mundo él ya era el 4º de los ocho hijos que tendría Joaquina Bastida, su joven madre. No es que lo sepamos a ciencia cierta, pero es fácil imaginar que la casa sería, cuanto menos, algo bulliciosa. A ello habría que añadir, que por allí rondaba con frecuencia un tío segundo, Joaquín, al que también le gustaban los pinceles, como a su padre, José Domínguez. No muy lejos de su barrio, el de San Lorenzo, estaba la casa de sus tías María y Amparo, por la Alameda de Hércules que, debemos precisamente a quien da el nombre actual a la calle en que Gustavo Adolfo nació, esto es, Conde de Barajas. Y aquí se impone dejar claro que nació en Sevilla, aquel paraíso que él recordará más tarde desde Madrid “con su Giralda de encajes que copia temblando el Guadalquivir”

Bécquer tuvo muchos amigos y muy buenos, algunos lo acompañaron desde niño, le enseñaron a nadar en el río y, entre todos, jugaron a teatro y a poesía. La cosa se fue poniendo seria y comenzaron a soñar, y esos sueños los llevaron a la capital, Madrid, villa y corte, la ciudad de las oportunidades, donde encontrarían fortuna. Llevaba en el bolsillo los 75 duros que le había dado su tío Joaquín. El Madrid real se perfilaba muy diferente del imaginado, pero ahí estaban los cafés, las tertulias, los salones, los teatros; le esperaban revistas y periódicos, zarzuelas por escribir, todo un camino de leyendas, y aquellas rimas que reunirían sus amigos, los que mantuvo desde niño y los que luego encontró envueltos en olor a tinta.

Siglo XIX, un tiempo convulso donde los haya, a poco que te despistes en el libro de historia pierdes el hilo. Los españoles se miran con recelo y se enzarzan en luchas fratricidas, se suceden las constituciones, liberales, progresistas, y aquella Corte que llamaron de los Milagros. Bécquer no es ajeno a lo que pasa a su alrededor, es un hombre de su tiempo y se ve afectado por los acontecimientos políticos. Hace tiempo que su economía ya no es precaria, sin embargo, no se puede decir lo mismo de su salud. La enfermedad le lleva a lugares lejanos en los que poder reposar, leer y, cómo no, dibujar. Con él, Valeriano, su querido hermano, su compañero, se han tenido el uno al otro desde siempre.

Corre el año de 1870, hace un tiempo que La Gloriosa alteró sus vidas, y ahora comienzan a trabajar juntos en la Ilustración de Madrid, cada uno dando de ellos

lo mejor, retomando la tradición familiar, escribiendo y dibujando. Pero ya sabemos que los Bécquer suelen irse pronto, y dejarnos con ganas de más. Así es que un 23 de septiembre Valeriano, como era el mayor, pensaría que a la hora de marcharse mejor lo haría él primero y así preparar el camino para su hermano menor. No había cumplido aún los 37, y Gustavo Adolfo, con 34, a los dos meses le siguió.

Sus amigos, muchos y muy buenos, ayudaron a sus hijos, buscaron sus escritos y decidieron publicarlos reunidos para que, ahora, nosotros podamos suspirar, temblar, llorar, aterrarnos, y sobre todo vivir sintiendo sus palabras pintadas.

No hay tristeza en quien es capaz de esperarnos jugando al tenis.

Autora: Isabel Puerto

Bécquer - Les morts pour rire 01

Gustavo Adolfo Bécquer. “Les morts pour rire”, álbum de Julia Espín.

Foto: Gustavo Adolfo Bécquer, Public domain, via Wikimedia Commons

Portrait of Gustavo Adolfo Bécquer, by his brother Valeriano (1862)

Foto: Valeriano Bécquer, Public domain, via Wikimedia Commons

Glorieta de Bequer1

Foto: This file is a work by Takashi kurita.Please, credit this: Álvaro C.E. I would appreciate being notified (acantos30hotmail.com) if you use my work outside WikimediaMore of my work can be found in my personal gallery, CC BY-SA 3.0 <https://creativecommons.org/licenses/by-sa/3.0>, via Wikimedia Commons

Sevilla

Artículos interesantes

No te pierdas...

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies