Petrit Halilaj

A un cuervo y los huracanes que, desde lugares desconocidos, traen de vuelta olores de humanos enamorados

17 julio, 2020 – 28 febrero, 2021 / Palacio de Cristal, Parque del Retiro, Madrid

“El trabajo de Petrit Halilaj (Kostërrc, Kosovo, 1986) está estrechamente ligado a su biografía, la historia reciente de su país y las consecuencias de las tensiones políticas y culturales en la región. Los recuerdos infantiles, bañados por el drama de la guerra y su condición de refugiado constituyen una constante en su práctica, donde aborda temas como el hogar, la nación y la identidad cultural a través de diversos medios, desde el dibujo y la escultura al vídeo, la instalación e incluso la escritura. En su planteamiento no existe, sin embargo, una ruptura entre lo personal y lo histórico, lo íntimo y lo social, sino una relación, una continuidad que está presente en su intervención para el Palacio de Cristal.

Halilaj ha convertido el Palacio en un gran nido de bowebird¹ que conecta el interior con el exterior, a los visitantes con el entorno, abriendo ventanas e instalando estructuras y comederos ara atrae a las aves y otras criaturas que habitan el Parque del Retiro o se encuentran en tránsito.

Las grandes flores que decoran el nido son fruto del trabajo colaborativo con su compañero, el artista Álvaro Urbano. Su elección de la forma parte de la historia personal que comparten y tiene el propósito de celebrar su unión. Sin embargo, estas referencias, lejos de quedar en el terreno de lo anecdótico, van más allá: al hacer pública su intimidad, esta cobra una dimensión social y política evidente, reclama visibilidad y aceptación; un gesto que adquiere mayor relevancia si atendemos al pasado colonial del Palacio como lugar de exhibición y exclusión, pero también como espacio público. De igual modo el motivo del cuervo blanco sugiere la diversidad y la resistencia a cambiar ara ser aceptado. En este sentido, es metáfora de ser una persona homosexual cuyo amor no es plenamente aprobado por su familia ni por la mayoría de la sociedad kosovar; o ser de un país, Kosovo, no reconocido por algunos estados”.

(Texto de sala, a la entrada de la exposición)

¹ Nativo de Australia y Nueva Guinea, el bowerbird dedica meses a construir elaborados nidos tejidos, conocidos como bowers, y los utiliza como un medio de atracción durante sus períodos de cortejo. Alcanzando vanos de hasta medio metro, las bowers son estructuras de paja, hierba y ramas, algunas de naturaleza cónica y forradas con musgo. Los bowerbirds luego los embellecen con una variedad de objetos de colores, incluyendo pétalos de flores, tapas de botellas, carbón y bayas. (Osman Bari, El ritual de apareamiento del ‘bowerbird’ como método de seducción arquitectónico, en Plataforma arquitectura, 30 de Junio, 2017).

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies