Procesión del Santo Entierro

Cada Viernes Santo tiene lugar uno de los momentos más entrañables de la Semana Santa en Segovia, la procesión del Santo Entierro. A las 23 horas, se celebra una de las procesiones más interesantes de Segovia, la procesión del Santo Entierro, a cargo de la Cofradía del Santísimo y de las Cinco Llagas, de la parroquia de Zamarramala y la participación de caballeros de la Orden de Malta.

El recorrido comienza en la parroquia de la Magdalena de Zamarramala con un cortejo que baja desde la carretera de Segovia hasta la iglesia románica de la Vera Cruz, en cuyas inmediaciones esperan los caballeros de Malta.

procesión Vera Cruz Segovia fuente segoviaudaz

Fuente: segoviaudaz

caballeros de la orden de malta fuente elguadarramista

Fuente: elguadarramista

La procesión está formada por los pasos: del Cristo Crucificado, el Cristo Yacente (del siglo XIV)  y que estuvo en la Vera Cruz hasta el siglo XVII y la Dolorosa acompañados por los vecinos de Zamarramala.

Los Caballeros de la Orden de Malta esperan ataviados con sus hábitos, capas, antorchas y velones.

La comitiva en silencio y guiada por la luz de las antorchas inician el descenso, custodiando a la imagen del Cristo Yacente hasta el interior de la Iglesia de la Vera Cruz, donde se “reza el Eterno Padre”. La Procesión del Santo Entierro nos traslada hasta la Edad Media por el entorno en el que se desarrolla, por los hábitos  de los caballeros de Malta , y el trayecto serpenteante de la carretera que nos ofrece unas vistas increíbles de Segovia iluminada.

La iglesia de la Vera Cruz fue declarada Monumento Nacional en 1919. Tras la desamortización de Mendizabal, estaba en un estado de abandono y a mediados del siglo XX pasó de nuevo a la Soberana Orden Militar y Hospitalaria de San Juan de Jerusalén de Rodas y de Malta que llevó a cabo una restauración y desde ese momento, se celebran en ella los oficios de Viernes Santo y el Capítulo de San Juan Bautista de la Asamblea de España.

capítulo Cruz de Malta fuente ordendemalta.es

Fuente: ordendemalta.es

procesión Zamarramala fuente Segoviaudaz.es

Fuente: Segoviaudaz.es

Es uno de los lugares que no puedes dejar de ver en tu visita a Segovia, hay muchas cosas que hacen que esta iglesia sea diferente a cualquier otra de la ciudad:

Lo primero es la ubicación, la Vera Cruz se encuentra fuera del recinto amurallado, en el barrio de San Marcos muy cerca del río Eresma. Es un lugar espiritual, el paisaje, la vista del Alcázar y el conjunto arquitectónico de Segovia y el estar en mitad de la naturaleza, hace volar tu imaginación.

Lo segundo es quienes la mandaron construir: la Orden del Santo Sepulcro de Jerusalén y dedicada al Santo Sepulcro el 13 de septiembre de 1208. Aunque hay autores que defienden la idea del origen Templario de la iglesia.

La tercera es su planta centralizada. Desde el exterior la iglesia de la Vera Cruz parece circular, aunque la planta es de doce lados. En el interior hay una estructura central con dos alturas. En la parte de abajo tiene un arco en cada pared a modo de entrada y en la parte superior el hueco más grande nos muestra directamente el ábside central, pero lo que llama la atención es la bóveda califal.

Esta iglesia no fue construida para ser templo parroquial ni capilla monástica: es más bien un santuario… o más concretamente, lo que se llama un «martyrium»: un templo dedicado a evocar la muerte y resurrección de Cristo.

Su nombre original fue Santo Sepulcro hasta la llegada del Lignum Crucis una reliquia de la Verdadera Cruz de Cristo y la iglesia paso a ser conocida como Vera Cruz.

Para proteger la reliquia se adosó la torre a la iglesia y se construye la capilla del Lignum Crucis decorada con elementos góticos y objetos que aluden a la Pasión de Cristo y actualmente también podemos ver los retratos de los diferentes maestres de la orden

Actualmente la reliquia se encuentra en la iglesia parroquial de Zamarramala.

LEYENDA

Cuentan los mayores de la ciudad que hace muchísimo tiempo, cuando la Iglesia de la Vera Cruz estaba casi recién terminada venían caballeros de todos los reinos a visitar el lugar que decían que era mágico.

Eran tiempos revueltos en el reino de Castilla y la mayoría de los Caballeros Templarios o de la Cruz de Malta (en esa época, los mayores de lugar los confundían) tenían que seguir protegiendo la reliquia que se guardaba en la Vera Cruz el Lignum Crucis de los posibles enemigos.

Un día de verano, al atardecer, los Caballeros de la Vera Cruz se ven asaltados por un grupo de forasteros resultando uno de los caballeros muerto durante el enfrentamiento.

El resto de los Caballeros deciden rendirle homenaje, velando su cuerpo toda la noche en la Iglesia de la Vera Cruz. Hacía calor, y dejaron abierta la puerta de la iglesia para que entrara el fresco.

Había sido un día duro de lucha, y los caballeros se quedaron dormidos como consecuencia del cansancio.

Las chovas y los grajos que anidan en las rocas vecinas entraron en la iglesia y se comieron el cuerpo del cadáver.

Cuando los caballeros despertaron y vieron lo ocurrido, echaron una maldición a las chovas y grajos: no se podrían volver a posar sobre la Vera Cruz

Leyenda o ciencia, pero si vienes a una de nuestras visitas podrás conocer al detalle sobre una de las construcciones más singulares del románico español.

¡Recuerda Segovia es Imperdible!

Iglesia Vera Cruz
Iluminación con antorchas procesión Santo Entierro

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies