Saga familiar Codorniú La Cierva

No hay en Murcia una saga familiar tan completa como la que vamos a conocer a lo largo de este artículo.

Nacía en Cartagena en 1846 Don Ricardo Codorniú y Stárico, amante de la naturaleza, lo que le llevó a cursar Ingeniería en la escuela de Montes. Gracias a esta formación se convertiría en el gran artífice de la reforestación de la región de Murcia y de la provincia de Alicante.

Entre los lugares en los que puso en práctica sus conocimientos se encuentra el parque natural de Sierra Espuña , con 14.000 hectáreas el de mayor extensión de la Región de Murcia; fue reforestado utilizando, para aquellos lugares a los que no llegaba la mano de sus operarios , los cañones de guerra que cargados con las semillas ayudaron a modelar el paisaje boscoso que actualmente tiene este parque natural.

Esta hazaña y muchas otras le valdrán el apelativo del apóstol del árbol. A este insigne personaje se rindió homenaje en Murcia, en la céntrica Plaza de Santo Domingo, bajo el gran Ficus centenario que da sombra a su escultura.

El segundo personaje de esta saga sería su yerno, D. Juan de la Cierva y Peñafiel; se licenció en Derecho e inició su carrera política en el partido conservador, llegando a ser cinco veces  ministro de diferentes áreas bajo el reinado de Alfonso XIII.

Pero su persona no va a ser recordada en Murcia por estos logros profesionales sino por dar su  apellido a una de las especialidades más deliciosas y curiosas de la región de Murcia, hablamos del PASTEL DE CIERVA.

Este manjar de masa dulce con relleno de carne de gallina y huevo es una receta de un pastelero de San Javier al que que, según cuenta la leyenda, le fue entregada por el cocinero de un buque ruso fondeado en el mar Menor. Nuestro personaje acudió en una ocasión a dicha confitería, conocida como LA PELADILLA, y tanto le gustó el pastel que terminó llevando su apellido.

Siendo Murcia la CAPITAL GASTRONÓMICA DE ESPAÑA en 2021 no se pueden ir de la Región sin haber probado esta delicia.

Para redondear esta historia, el nieto e hijo de los dos personajes anteriores sería el inventor del autogiro, D. Juan de la Cierva y Codorniú, precursor de lo que hoy en día conocemos como helicóptero.

Su invento fue el de crear una máquina capaz de aterrizar y despegar sostenida por unas alas giratorias.

Tal fue su éxito que en Londres se fundaría la compañía comercial “The Cierva Autogiro Company” y en Estados Unidos “The Pitcarm- Cierva Autogiro Company of America”. De hecho en una rotonda de la ciudad de Houston tiene una escultura que rinde tributo a su invento.

Toda su vida luchó contra los accidentes aéreos y, paradójicamente, falleció en uno de ellos un 9 de diciembre de 1936.

Autora: Natalia Bustamante

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies