Sor Isabel de Villena

Una influencer del siglo XV en la Edad de Oro del Reino de Valencia

Viajemos por un instante a la Valencia del siglo XV, e imaginemos una mujer culta que fue capaz  de eclipsar a muchos de los personajes de la época. 

La abadesa del Convento de la Trinidad, se convirtió sin quererlo en lo que hoy en día,  llamaríamos una influencer. Gracias a su cultura, sus escritos y su obra ‘Vita Christi’, publicada póstumamente. En ella se relata, la vida de Jesús desde una mirada femenina. Sor Isabel, fue escritora que podría considerarse protofeminista. Una mujer, que supo triunfar en un mundo de hombres. En un mundo cargado de misoginia, aún  así, Isabel vivió en la época de mayor esplendor del Reino de Valencia. 

Estamos hablando del siglo de oro Valenciano, periodo que discurrió desde el siglo XIV, XV y llegó  adentrarse en el siglo XVI. Dicho término fue acuñado por el erudito americano Huntington, gran enamorado del pasado medieval de Valencia. 

Evidentemente dos siglos y medio dan para mucho. Tanto que durante este tiempo destacan, 2  papas Valencianos; importantes sucesos históricos, como el compromiso de Caspe o la llegada  del Santo Cáliz a Valencia; y grandes personajes, como San Vicente Ferrer, del cual hablaremos en  otro artículo.

Fue una época de esplendor en numerosos aspectos. 

El reino se expandió en el Mediterráneo, gracias al gran “Alfonso el Magnánimo”, quien logró  conquistar los reinos de Nápoles y Sicilia. El rey Alfonso, fue gran amante de las artes y ello se reflejó en su corte, siempre rodeado de  escritores, eruditos, artistas,etc. 

Durante su reinado la literatura Valenciana vivió su mayor época de esplendor.  Algunos de estos escritores formaron parte de su círculo más cercano. Este es el caso de Ausias March o Jordi Sant Jordi. A ellos, debemos sumar los nombres de Sor Isabel de Villena, Jaume  Roig, Rois de Corella, Bernat Fenollar o Joanot Martorell, autor del ‘Tirant lo Blanc’, considerada  una de las más bellas obras de caballería escritas jamás y que llegaría a influir pasados los siglos  hasta en el mismísimo Miguel de Cervantes.

Nuestra protagonista, nació en Valencia en 1430. Su padre fue Enrique de Villena, quien formaba  parte de la alta nobleza de la época y estaba emparentado con la Corona de Castilla y Aragón.  Véase el árbol genealógico del mismo. 

Isabel, llamada en realidad Eleonor Manuel de Villena, quedó huérfana a los cuatro años. Pero a pesar de ser hija ilegítima, vivió bajo los cuidados de la reina María, quien la acogió en la corte.  De su padre poeta, heredó el don de la escritura; de la reina Maria aprendió la sencillez, que le  llevó a ingresar en 1445, con quince años, en el Convento de la Santísima Trinidad.

Sor Isabel de Villena, vivió allí de forma tranquila, dedicada a la vida contemplativa y fue  nombrada abadesa en 1463.

A pesar de ser mujer, llegó a ser referente para muchos, por su inteligencia, elocuencia y cultura. Solía recibir a los escritores de la época en el convento y conversaban a menudo acerca de  diversos temas. 

Jaume Roig, autor del ‘Espill’ o el ‘Llibre de les Dones’, fue uno de ellos, ya que ejercía como  médico en el convento. Las obras de ambos no pueden ser más antagónicas, ya que Roig, tenía un talante cargado de  cierta misoginia, que reflejó claramente en sus obras. Y Sor Isabel de Villlena, es un ejemplo del  protofeminismo, debido a su visión cercana, tal vez poco ortodoxa pero natural, de las mujeres en la de la vida de Jesús. 

‘Vita Christi’, nació con la idea de fomentar la devoción religiosa y acercar la vida de Jesús a las  monjas del convento, dotándola de una visión jamás vista hasta el momento. La visión de una mujer. Una visión femenina, sensible y valiente en una narrativa exquisita.

En la obra, las mujeres que acompañaron la vida de Jesús son vistas desde una perspectiva  totalmente diferente a la dada por otros autores. ‘Vita Christi’ acerca las mujeres que acompañan la vida de Cristo, presentándolas como mujeres, madres o abuelas. Dota de humanidad a Santa Ana, María Magdalena y la Virgen Maria. Las empodera en cierta  manera, gracias a una visión que las hace dignas, caritativas, resignadas, sacrificadas pero  sobretodo valientes. 

Aunque la obra no fue firmada, ni publicada hasta después de su muerte, logró mayor éxito  editorial que “Tiran lo Blanc”.

Fue impresa en Valencia 1497 por iniciativa de su sucesora, Sor Aldonça de Montsoriu,  atendiendo al deseo de otra reina, Isabel la Católica. 

Tal vez, Sor Isabel de Villena cansada de los argumentos de Jaume Roig, respondió con su obra  de una manera elegante y sutil a la misoginia de la época.

Lo que tenemos claro, es que fuese como fuese, tanto ella como su obra dieron un paso hacia  adelante. Dejando atrás prejuicios, porque ambas se convirtieron en referentes de una época  donde las mujeres solían ser silenciadas. 

En cierto modo fue ella quien logró silenciar al resto…

Autora: Vanesa Chirivella Viana

Guía Oficial de Turismo de Valencia.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies